10 razones para no abrir las fosas comunes

fosas_comunes_holocausto.jpg

He aquí diez motivos por los que no se deben abrir.

1. El olor.

2. Las obras reducirán los arcenes, con el consiguiente peligro para los peatones y los ciclistas.

3. Alteración del ambiente natural de los gusanos, con consecuencias impredecibles para esta especie.

4. Hay gente que igual no quiere que la saquen de las fosas, ¿se les ha consultado algo a ellos?

5. El terreno libre de cadáveres será inmediatamente recalificado para que hagan dinero los de siempre.

6. La cremación de todos esos cadáveres liberará muchísimo CO2, lo cual es malísimo para el medioambiente.

7. La ubicación de las fosas no está documentada, por lo que alguno puede tomarse la justicia por su mano y hacerse una avería cavando justo encima de los cables de la luz.

8. Algunas fosas pueden encontrarse debajo de carreteras, y lo que no puede ser es que tengamos que desviar el tráfico pudiendo desviar la Historia.

9. El riesgo de la pérdida de perspectiva: se empieza abriendo fosas comunes y se acaba diciendo que un bando era bueno y el otro malo.

10. No ha pasado el tiempo suficiente. Todo el mundo sabe que la justicia no debe aplicarse hasta pasadas, al menos, 10 generaciones. Por aquello de no reabrir viejas heridas.

0