Carta de un camionero

Viendo que no os animais a postear ninguno dejo yo un artículo graciosillo que he encontrado por internet (servicio tecnico digame)

Y para rebajar el ambiente un poco (o no), os pongo una carta escrita por un camionero pero que no es camionero 😉

Saludos desde la cabina

Esta mañana me he despertado temprano, me he cogido el camión y me he echado a la calle con la idea de joder un poco al personal. A ver si la gente se entera de una vez de las condiciones en las que tengo que vivir desde hace ya un tiempo, el mismo tiempo que hace que el gasóleo no para de subir.

¿Cómo leches voy yo a prever que esto podía pasar? Para eso fui a votar hace unas semanas…, ¡para que alguien previera por mi! Aunque ahora que lo recuerdo creo que no fui a votar, que había partido ese domingo (¿cómo se les ocurre poner las elecciones el mismo día que el fútbol?), pero ese es otro tema…

El caso es que ahora que nos va mal el amigo ZP nos tiene que echar un cable, que ya vale de tanta hostia. Lo estamos pasando fatal y no quiero ser egoísta, pero es que la crisis de la construcción y la continua subida del Euribor no son nada comparado con lo que yo tengo que sufrir.

Sin ir mas lejos, en vez de quedarme con los brazos cruzados (en contra de lo que muchos piensan) llevo semanas haciendo horas extra por las tardes en la tragaperras del bar a ver si me saco ese piquito del sueldo que estoy perdiendo con lo del petróleo. Porque eso de apretarse el cinturón a los tíos que pesamos 120Kg nos cuesta bastante, créanme.

Para colmo, la Yoli casi me deja cuando le he dicho que va a tener que restringir sus visitas al peluquero a una por semana, y espérense a que le cuente que este año las vacaciones van a ser en un hotel de solo 3 estrellas…

¡En que se ha convertido este país!, ya no se valora la buena formación (ahí donde me veis en 4 semanas me saque la licencia para el camión) ni los años de experiencia, que en una profesión como la mía significan tanto.

Por eso hemos decidido yo y mis compañeros no trabajar y no dejar trabajar, para reivindicar lo bien que trabajamos y pedir ese trato de favor que hace ya tiempo que nos merecemos (seamos sinceros, lo de los pescadores y agricultores es todo una farsa).

Así que nada, sintiendo mucho las molestias que pueda haberles causado en carretera (compréndanlo, si yo estoy jodido lo menos que pueden hacer es joderse ustedes también, un poco de humanidad por favor) me despido atentamente.

Sin rencores ¿vale?. Un abrazo.
Gustavo “el siestas”

0